Cosas por hacer antes de morir

WASHINGTON D.C., 16 Sep. 14 / 05:16 am (ACI/EWTN Noticias).- Cuando Jenna y Dan Hadley supieron que Shane, el hijo que esperan, tendrá una vida muy corta debido a una grave malformación, decidieron aprovechar el tiempo del embarazo para concretar todo lo que soñaron hacer con su bebé.

La pareja creó una “bucket list” (lista de cosas por hacer antes de morir) para su hijo diagnosticado con anencefalia y empezaron a hacerla realidad con el bebé del vientre de la madre.

“Hemos entendido que el tiempo con nuestro hijo podría ser muy limitado, así que quisimos aprovechar al máximo el tiempo que tenemos con él”, dijo Dan a un noticiero local en Pennsylvania.

Shane fue diagnosticado con anencefalia, un defecto neural que hace que los bebés nazcan sin partes del cerebro y cráneo. Su esperanza de vida es de horas o pocos días tras el parto.

Más de 200 mil personas acompañan a Shane a través de la página de Facebook “Prayers for Shane”, donde sus padres relatan los lugares y actividades que la familia ha realizado durante el embarazo de Jenna, incluyendo juegos de béisbol, una visita  al Santuario de San John Newman y muchos lugares turísticos en Nueva York.

La pareja completó el último proyecto de su lista el 6 de septiembre, poco más de un mes antes del 12 de octubre, fecha de nacimiento de Shane. Ahora continúan atesorando el tiempo que les queda con su hijo.

“Valoramos cada minuto que tenemos con nuestro hijo”, afirmó Dan, “y damos gracias a Dios cada noche por habernos bendecido con un niño tan especial”.

El “bucket list” de Shane incluyó las siguientes visitas y actividades:

  • Zoológico de Filadelfia.
  • Zoológico Cape May County Park Zoo, Nueva Jersey.
  • Acuario Adventure Aquarium, Nueva Jersey.
  • Monumento conmemorativo 9/11 memorial, Nueva York.
  • Estatua de la Libertad.
  • Edificio Empire State.
  • Times Square.
  • Central Park.
  • Estación de tren Strasberg Rail Road, Pensilvania.
  • Playas de Wildwood, Nueva Jersey.
  • Playas de Cape May, Nueva Jersey.
  • Rehoboth Beach, Delaware.
  • Dewey Beach, Delaware.
  • Partido del equipo de béisbol Phillies.
  • Partido del equipo de hockey Philadelphia Flyers.
  • Conocer a los Phillies.
  • Conocer a los Flyers (incluyendo a Claude Giroux).
  • Partido de papá en Delco baseball league (campeonato).
  • Juegos y paseos marítimos en Ocean City, Maryland (foto antigua).
  • Pasear por Wildwood, Nueva Jersey (incluyendo el parque de diversiones).
  • Santuario de San John Newman, Filadelfia.
  • Santuario de Santa Rita, Filadelfia.
  • Restaurant Geno’s Steaks, Filadelfia.
  • Parque Spruce Street Harbor Park, Filadelfia.
  • Concierto de Zac Brown Band.
  • Huerto Linvilla Orchards, Pensilvania.
  • Partido de béisbol del tío Jim, Universidad Estatal de Pensilvania.
  • Paque memorial Ashbridge Memorial Park, Pensilvania.
  • Crucero Cape May Lewes Ferry, Delaware.
  • Museo Franklin Institute, Filadelfia.

Artículo original en ACI Prensa

Deliberada y electoral promoción del aborto

Hace un mes se aceptó la renuncia de la jueza nacional en lo Civil, Myriam Rustán de Estrada, quien suspendió el primer aborto no punible, ordenado en la Capital Federal, por entender que no era justo procurar el paliativo de una de las víctimas de una violación suprimiendo la vida de la otra. Se trataba de una defensa del derecho a la vida.

Hace pocos días, un cuestionado juez de la ciudad, el doctor Roberto Gallardo, volvió a sorprender a los vecinos con una sentencia que declara la inconstitucionalidad del veto del Poder Ejecutivo de la Ciudad a la legislación local, que pretendía promulgar una ley laxa sobre la atención de los casos de abortos no punibles. En esta oportunidad se trató de una sentencia proaborto.

No era la primera vez que en la ciudad se avanzaba hacia resoluciones que, en el fondo, encubren la promoción del aborto indiscriminado. La Legislatura porteña había sancionado una ley, precisamente la vetada por el Poder Ejecutivo local, que establecía que ya a los 14 años una adolescente podía dar su consentimiento para abortar y que, en los casos de violación no era necesaria la denuncia previa, ni otra comprobación que la manifestación de la interesada. El concepto de riesgo para la salud de la madre era entendido como “integral”, esto es, comprensivo del bienestar físico, psíquico y social de la embarazada. Así, no habría límites para autorizar un aborto.

El veto del Poder Ejecutivo se basó en que la ley de la Legislatura avanzaba incluso más allá de una sentencia de la Corte en la materia.

El juez Gallardo, recurrente crítico del Poder Ejecutivo porteño, se ha convertido en el primer juez local que se conozca que declara inconstitucional el derecho de veto de ese poder del Estado. En efecto, lo sorprendente es que el derecho de veto difícilmente se confronta con la Constitución local o Nacional, pues no se controvierte que esta facultad del Ejecutivo prevista en la Constitución pueda chocar o violentar sus preceptos. Se trata simplemente de un mecanismo propio del equilibrio de poderes, que permite al Ejecutivo demorar una decisión del Poder Legislativo, vetando una ley, y exigiendo que se vuelva a tratar con una mayoría calificada. Si la Legislatura obtiene dicha mayoría, el Ejecutivo debe sancionar la ley que así resultase aprobada. La ley puede ser constitucional o inconstitucional en la medida en que se ajuste o no a la Ley Fundamental, pero no el veto.

Además Gallardo, en su afán por eliminar toda barrera que pueda impedir un aborto, declaró inconstitucional el protocolo que había aprobado el Gobierno de la Ciudad, para que los hospitales tramitaran un aborto no punible.

Naturalmente, la decisión del juez será apelada por el Gobierno de la Ciudad, hecho que ocurrirá apenas concluya la feria judicial. Decidir si el Ejecutivo ha vetado muchas o pocas leyes es una cuestión eminentemente política y ajena a la judiciabilidad. Decir que el Ejecutivo está legislando al vetar es tan irrazonable como declarar la inconstitucionalidad del veto. En tal caso, y siguiendo ese falaz argumento, el juez estaría colegislando pues, al impedir el veto, promulga una ley.

Lo más penoso del tema, y más allá de lo político-electoral, es que amparados en el supuesto derecho de la madre sobre su cuerpo, se destruye un ser humano, que difícilmente pueda compararse con un órgano materno. Los jueces deberían ocuparse de proteger a los más débiles y dejar la política para los políticos.

Fuente La Nación.

La RFF repudió enérgicamente el pronunciamiento de la Corte

Corte Suprema de la Nación ArgentinaLa Red Federal de Familias (RFF), con presencia en 21 provincias argentinas, repudió enérgicamente el reciente pronunciamiento de la CSJN que, por unanimidad avaló la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Chubut que, en marzo de 2010, autorizó la práctica de un aborto a una menor que había sido violada.

En su declaración, la entidad considera que dicho pronunciamiento “pisotea el  derecho a la vida del que es titular el niño por nacer”. “El Tribunal –afirma- en un acto de discriminación desfachatada y arbitraria, crea la categoría humana de personas sin derecho a la vida”.

La Red Federal de Familias reitera que la vida del niño por nacer es igualmente valiosa que la de su madre “pero sujeta a especial protección en virtud del principio de ‘superior interés’ que le es aplicable a los niños, a causa de su especial desprotección”.

Tras repudiar enérgicamente “la declaración judicial que, con pretensiones de fallo ha dictado la Corte Suprema de Justicia de la Nación”, aclara que “dicho pronunciamiento carece de todo efecto vinculatorio” e “invita a la sociedad argentina, a sus representantes, a los órganos de los poderes de gobierno y las asociaciones políticas, religiosas y de bien común, a rechazarlo y a expresar su repudio”.

A continuación el texto completo de la declaración:

Ante la manifestación del 13 de marzo de 2012, emitida por la Corte Suprema de Justicia de la Nación que, entre otras cosas, declara que los abortos practicados sobre embarazos de mujeres que han sido víctimas de una violación no son punibles, la Junta Ejecutiva de la Red Federal de Familias DECLARA:

Que el pronunciamiento del Tribunal —que no reúne las condiciones de un fallo ya que se emite en abstracto y es, por lo tanto meramente declarativo— es repudiable en su conjunto ya que, en medio de contradicciones flagrantes y de gravísimas irregularidades como, entre otras, el abuso de jurisdicción, incita y fuerza abiertamente al delito, estableciendo ilegítimamente una causal de impunidad y conminando a las autoridades nacionales, provinciales y municipales y a los agentes de salud y los servicios de justicia y sus auxiliares, a perpetrar el crimen del aborto en las condiciones que a lo largo de sus extensos e insustanciales considerandos describe.

La declaración del Alto Tribunal, invocando razones que no son suficientes y pronunciándose en un caso que excede por completo su competencia, pisotea el  derecho a la vida del que es titular el niño por nacer, cuya muerte se autoriza y, peor aún, se promueve, olvidando que tal derecho tiene rango constitucional de primer nivel y que ese derecho, en concreto, constituye el interés superior del niño que las disposiciones constitucionales y legales en vigencia obligan a proteger en primer término y en absoluto, es decir, sin condiciones, por lo que está por encima de toda otra consideración y derecho que, supuestamente, se vean afectados por el respeto de aquél, es decir, de la vida del niño cuyo asesinato se preconiza.

La Corte, cínicamente, pero de acuerdo con el dictamen unánime de la ciencia, reconoce la existencia de vida humana en el niño concebido como consecuencia supuesta de un aborto, pero autoriza y manda suprimirla en aras de difusos derechos de la madre que, aunque existieran, son de evidente subordinación a aquél superior de la vida del niño por nacer.

Es decir, la Corte Suprema, invocando impúdicamente los derechos de igualdad, libertad y no  discriminación, crea pretorianamente una categoría especial de personas, las que han sido concebidas a raíz de una violación, a las cuales, sin que calidad alguna suya las distinga de otras, las priva de la protección de los servicios de justicia y de salud y a las que niega, lisa y llanamente, el derecho a la vida. O sea, el Tribunal, en un acto de discriminación desfachatada y arbitraria, crea la categoría humana de personas sin derecho a la vida. No otra cosa implica la resolución emitida.

El “fallo” falla en múltiples otros aspectos (procesales, jurídicos, lógicos y filosóficos) que ya han sido señalados en las muchas declaraciones emitidas, y en su pretensión de ser considerado una sentencia del Tribunal cuando se pronuncia en abstracto y con el confesado fin de legislar. Y falla groseramente no sólo al declarar impunidades fuera de su competencia sino al pretender que la declaración judicial se convierta en norma de conducta obligatoria para jueces, abogados, médicos, servicios de salud y órganos del Estado Nacional y de los gobiernos provinciales y  locales.

Excede en todo la materia concreta que fue sometida a su jurisdicción y, es por lo tanto, un mero pronunciamiento declarativo sin efecto jurídico de cualquier especie y gravemente viciado de abuso y prejudicialidad.

La Red Federal de Familias afirma, por medio de su Junta Ejecutiva Federal y en concordancia con sus principios, la existencia de vida —y vida como sujeto de derechos— del niño por nacer, igualmente valiosa que la de su madre pero sujeta a especial protección en virtud del principio de “superior interés” que le es aplicable a los niños, a causa de su especial desprotección y por mandato de la Constitución Nacional, de los Tratados internacionales vigentes y del derecho positivo local dictado en su consecuencia.

Asimismo, la Red Federal de Familias reitera lo ya declarado, en el sentido de que ni siquiera en el caso de violación, el recurso al aborto significa una ayuda para la mujer gestante, puesto que la expone a serios riesgos y daños, tanto en su salud física como en su salud psíquica, la que se verá irremediablemente afectada por el conocido síndrome post aborto, que causa verdaderos estragos en la salud mental de las mujeres que han abortado y su entorno.

Por lo tanto,

La RED FEDERAL DE FAMILIAS, por medio de su Junta Ejecutiva, REPUDIA enérgicamente la declaración judicial que, con pretensiones de fallo ha dictado la Corte Suprema de Justicia de la Nación, afirma que dicho pronunciamiento carece de todo efecto vinculatorio e invita a la sociedad argentina, a sus representantes, a los órganos de los poderes de gobierno y las asociaciones políticas, religiosas y de bien común, a rechazarlo y a expresar su repudio.

Perico: Ciudad Pro Vida

Mapa de Perico  en la Pcia. de Jujuy

Perico, Jujuy

El concejo deliberante de la Ciudad de Perico sancionó, durante la última sesión de la semana pasada, la declaración quenombra a la ciudad a favor de la vida, rechazando de esa manera el intento legislativo del Congreso Nacional de legalizar el aborto.

“La ciudad de Perico defiende la paz y el don de la vida”manifestó el concejal Eugenio Ficoseco al informar que el cuerpo deliberante aprobó dicha iniciativa que ahora fue girada al Poder Ejecutivo Comunal para su promulgación.

Aborto: declaración de la Red Federal de Familias

La Red Federal de Familias (RFF), con presencia en 21 provincias argentinas, se expidió hoy sobre el aborto provocado con miras al debate que se inicia en el país.

La Declaración menciona la irrefutable evidencia científica sobre el inicio de la vida, destaca la dignidad inherente a la persona humana y resalta el deber moral de respetar “la vida de todo ser humano, de toda persona humana inocente”.

Tras puntualizar el rol del Estado, deduce que “el Estado no puede permitir el aborto sin atentar gravemente contra su propia razón de ser”. Expone después un argumento de fe en el que explica que los niños no nacidos no son sólo animales racionales, sino también “seres creados a imagen y semejanza de Dios”, enfatizando que este argumento “no se opone ni contradice la razón humana”, por el contrario, “complementa y perfecciona lo anterior”.

Reclama de los políticos “que tengan el coraje de defender la vida humana desde el instante mismo de la concepción y hasta la muerte natural”, pidiéndole a los legisladores en particular “que apoyen el proyecto de ley de protección integral de los derechos humanos de la mujer embarazada y de los niños por nacer” (expte. 8516-D-2010) que la RFF impulsa.

Convocan finalmente a todos los que comparten sus principios “a trabajar con decisión y vigor para evitar, concretamente, que matar a un niño por nacer sea legal e impune en la Argentina”.

A continuación el texto completo de la Declaración:

Declaración sobre el aborto

La sociedad argentina presenta hoy una situación de crisis por los distintos factores y poderes que la sacuden con grave riesgo de sostenimiento de su cultura tradicional. Uno de los aspectos más atacados es el matrimonio y su familia.

El intento de despenalización del aborto presentándolo como un derecho, vulnera desde su raíz la base estructural de nuestra sociedad, demuele sus principios y conduce a un suicidio social.

Por lo que…

La Red Federal de Familias frente al debate en la Nación sobre el aborto provocado, declara:

  • La citología, embriología, genética y biología molecular modernas no dejan duda acerca de la verdad científica de que el embrión humano es un ser humano desde su concepción. No tiene valor científico la tesis pro-abortista de que el embrión (y luego el feto) es parte del cuerpo de la mujer embarazada. En la concepción surge un nuevo individuo de la especie humana, un ser humano distinto del padre y de la madre, único e irrepetible, capaz de desarrollarse de un modo gradual, continuo y autónomo. El embrión humano no es un ser humano en potencia, ya es un ser humano total, aunque pequeño en tamaño.
  • Todo ser humano también es persona humana, tiene toda la dignidad propia de cualquier persona humana y sus derechos inalienables, en especial el derecho a la vida.
  • Existe el deber moral de respetar la vida de todo ser humano, de toda persona humana inocente y en especial, el más inocente: el embrión; por lo tanto el aborto, por ser la eliminación deliberada de un ser humano inocente, es un crimen abominable.
  • Dado que existe el deber moral de respetar la vida humana, existe también el derecho humano a la vida. El Estado está para cuidar y promover el bien común de la sociedad y para ello, ante todo, debe defender los derechos humanos, en particular el derecho a la vida, necesario para poder ejercer todos los demás derechos humanos. De aquí se deduce que el Estado no puede permitir el aborto sin atentar gravemente contra su propia razón de ser. Por lo tanto el Estado debe prohibir el aborto y también debe penalizarlo adecuadamente.
  • Nuestra fe sobrenatural nos impulsa a reconocer a los niños no nacidos no sólo como animales racionales, sino también como seres creados a imagen y semejanza de Dios, llamados a ser hijos de Dios, fuente de toda razón y justicia. La Palabra de Dios no se opone ni contradice la razón humana, por el contrario, la afirma. El argumento de fe expuesto complementa y perfecciona los argumentos expresados con anterioridad.

En el Congreso de la Nación está a punto de dar comienzo el debate que pretende la despenalización del aborto y el reconocimiento de su práctica como derecho propio de la mujer embarazada.

La Red Federal de Familias pide y reclama a los políticos, legisladores y autoridades públicas, en concordancia con las peticiones elevadas por otros medios, que tengan el coraje de defender la vida humana desde el instante mismo de la concepción y hasta la muerte natural.

Convocamos a todos aquellos que, como nosotros, están convencidos de que la defensa de la vida y de la dignidad del hombre, en todas las etapas de su existencia, es esencial para la subsistencia de nuestra condición humana y de nuestra sociedad patria; y los invitamos a trabajar con decisión y vigor para evitar, concretamente, que matar a un niño por nacer sea legal e impune en la Argentina.

A los señores legisladores les pedimos que apoyen el proyecto de ley de protección integral de los derechos humanos de la mujer embarazada y de los niños por nacer, que impulsa la Red Federal de Familias, en trámite en la Cámara de Diputados (expte. 8516-D-2010), que ya cuenta con 30 firmas. Sin desconocer la realidad pero con sentido del bien común, el proyecto se ocupa de ambos (madre e hijo) y brinda soluciones concretas a las penosas situaciones invocadas para justificar el aborto, estipulando, entre otros beneficios, un efectivo sistema de apoyo médico, económico y psicológico a las mujeres que cursen embarazos conflictivos y/o se encuentren en situación de riesgo.

Dado el 30 de octubre de 2011

Publicación original de la Red Federal de Familias